1 jul. 2007

La deslocalización cultural y la convergencia de la Industria Turística y turismo Cultural

Internet es el mayor y más próximo centro de distribución de contenidos culturales a escala global y, por lo tanto, constituye un espacio donde compiten valores, obras, destinos turísticos, educativos, autores e industrias. Como en toda competencia, la elección final del usuario dependerá del valor que perciba en los contenidos y servicios que se le ofrecen.

La facilidad de análisis de datos a gran escala nos debería facilitar el estudio de las culturas, sin embargo la popularización de la publicación a gran escala y la redacción de muchos contenidos sin referencias bibliográficas o de entorno cultural vulgariza el conocimiento con una considerable pérdida de riqueza con consecuencias en el tejido industrial, especialmente el turístico.

La oferta de contenidos, por su parte, viene caracterizada por una creciente deslocalización cultural. Esto significa que las referencias de autor, ciudad, institución (museo, editorial…) están modificándose y ya no son las tradicionalmente legitimadas. La Red permite convertir a cualquier usuario en un potencial editor de contenidos.

Quienes dominan la edición por Internet y las técnicas de posicionamiento tienen mayores ventajas de lograr que sus contenidos sean los más populares, aunque no los de mayor rigor o calidad. Así, en muchos ámbitos de la cultura, los autores, instituciones e industrias que hasta ahora habían sido la referencia en las redes de distribución presenciales, han cedido muchos puestos con la llegada de Internet en favor de usuarios avanzados en edición y posicionamiento.

Hay que tener en cuenta el impacto que tiene esta característica de Internet, que acelera la deslocalización o desterritorialización de la producción cultural y sus referentes y su repercusión en la calidad de los contenidos. Esta situación genera una competencia global de los iconos de los distintos países que tiene otros anclajes físicos e institucionales que escapan al circuito habitual de la anterior producción editorial, que estaba mediatizado por criterios y referentes académicos. La deslocalización o desterritorialización en Internet tiene como consecuencia el «bricolage cultural», la mezcla de iconos de países y culturas distintas.

Otros fenómenos, como la convergencia entre la industria turística y el turismo cultural de la Red y la renovación de las técnicas de marketing en el ámbito de la cultura, también están contribuyendo a un cambio general de los referentes icónicos y de las ciudades e instituciones con las que se les ha venido asociando.

Por ejemplo, en Internet, introduciendo en el motor de Google la frase de búsqueda «américa cine», entre 1.640.000 resultados, la Casa de América aparece posicionada en el décimo lugar, lo que le hace ser referencia temática en la Red. En cambio, si buscamos por la frase «velázquez prado» el portal de la primera pinacoteca española no aparece hasta el séptimo lugar y se encuentran antes otros museos ingleses o americanos.

La existencia de un gran volumen de páginas sobre un determinado icono no añade gran valor al mismo. Es necesario cuidar las referencias que existen entre dicho icono y el entorno cultural al que pertenece en el contenido de una página ya que esto es lo que lee una máquina, es obvio que un buscador carece de formación cultural previa sobre la que emitir un juicio crítico como haría una persona. Si las referencias cambian o desaparecen, existe la amenaza de que se produzca una pérdida de rigor en la información que podría tener como consecuencia una alteración en el destino habitual de los gastos por consumo cultural. Hay que aprender a escribir para las máquinas.

Además, cuando los contenidos en un idioma (por ejemplo, en inglés, francés o alemán) se refieren a otra cultura (por ejemplo, la española) puede ocurrir que los iconos culturales sean asimilados por el entorno cultural que tenga una mayor potencia tecnológica.

Así, la visión que presentan algunas enciclopedias en francés sobre la figura de Picasso difiere de la presentada por ediciones en alemán o español. En cierto sentido, la información se empobrece, lo que podría suceder si desde el ámbito hispano se presentaran contenidos sobre autores hispanoamericanos como Carlos Fuentes o García Márquez, sin referencias a México o Colombia.

Es importante que una visión rigurosa de los iconos de la propia cultura en la propia lengua esté también accesible en la Red para garantizar la riqueza de la diversidad de puntos de vista.

Entradas relacionadas con Diversidad Cultural
El patrimonio cultural y el marketing Contenidos segmentados, cultura interactiva y desarrollo local La calidad de los contenidos culturales La deslocalización cultural y la convergencia de la Industria Turística y turismo Cultural El valor económico de la lengua española y las culturas hispánicas: la desindustrialización cultural Las lenguas en Internet. Inglés, chino, japonés, español... La lengua española y las culturas hispánicas en Internet: situación y tendencias. La industria cultural y el valor de Internet Diversidad cultural frente homogeneización Tecnología digital y diversidad cultural 10 artículos sobre márketing cultural en html o pdf. Turismo e imagen de España

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares

La Google-lización cultural. Turismo y Marketing en Internet / Online Virtual Travel