20 may. 2007

La imagen personal en Internet: o te la haces tú o te la hacen

Describamos un escenario muy común: Un amigo, Yago M. tiene unas diez mil referencias en Internet y precisamente la página a la que Google da mayor relevancia es la que menos representa su perfil profesional y humano. Es un tema ya recurrente en la literatura americana de márketing personal.

Hace un tres años en una comida, un amigo y yo hicimos una apuesta sobre quién se apoderaba antes de su imagen en Internet. Al buscar su nombre aparecía un alcalde corrupto, un delincuente... yo competía con un discjokey, un político valenciano y un concejal. El reto tenía una vuelta de tuerca, debíamos aparecer asociados a los términos que nosotros eligiéramos.

Más recientemente hablé con David un escritor, en la UIMP de Valencia y le entregué la caricatura que de él hacía la red y nos reímos bastante, aparecía... ¡asociado al nazismo!. La explicación era que David había escrito recientemente algo sobre el tema y las cosechadoras de la red entendían poco de esas sutilezas.

En enero el profesor Koldo A. me envió un texto en word con su proyecto de portal personal. Le pedí que me rellenara una encuesta y a partir de la misma elaboramos unos 80 términos entre los que, razonablemente, podía considerarse un experto. Como Google actúa de Consejo Editorial Mundial, él no aparecía, por ejemplo, en arquitectura monacal. Con estos mimbres rehicimos su trabajo y en pocas semanas pudimos situarlo donde correspondía. Competíamos en esas varias frases contra 30.000 documentos y en muchas otras con cifras veinte veces más altas, pero conseguimos situarnos entre los cien primeros resultados de las búsquedas de esos 50 de los 80 términos. Seguimos en ello y subiendo.

El mecanismo para abordar este tema es sencillo y un poco laborioso inicialmente. El principio es: o diriges tu imagen o te la dirigen, en la acertada frase de Emilio Lamo de Espinosa.

Esto es lo que ocurre de forma creciente con los Blog. Sus debilidades son dos. La primera es que nadie les hace frente, no tienen rival. Pocos autores se ocupan de su imagen en la red. Por ejemplo, no hay material bien construido que le quite el liderazgo en la búsqueda Yago M. en Google. La segunda es que para estar arriba basta con una media docena de enlaces internos y otra de externos que le den credibilidad al blog, pero suelen ser poco relevantes.

La solución puede ser sencilla y en dos direcciones. La primera es preparar un marketing pequeño, una nube de términos muy condensada asociada a Yago M. que descargue su influencia sobre una página más seria y alternativa. es decir, que varios portales de prestigio científico, cultural, universitario y mediático apunten a una discreta página suya que actúe con distribuidor de su imagen.

El mecanismo que sigue es elemental. Desde dentro de la página enlazamos con los artículos mas relevantes de Yago M. publicados en medios de prestigio e incluimos artículos nuevos. Además tejemos una red de referencias recíprocas (unos encajes de bolillos muy diversificados con la nube de términos). Incluso con varios artículos o resúmenes de los mismos.

Como complemento y desde fuera se busca amigos de portales científicos y universitarios, sabiamente elegidos, que apunten hacia esa gama de textos. También hay que avisar a Google que se está ahí y que se le espera.

Así que si queremos hacerlo todavía mejor (sin perfeccionismos porque entonces nada se hará), convendría que Yago M. redactara, sin reírse nada más sensible que los poetas, veinte palabras por las que quiera ser conocido y reconocido por los usuarios de la red. Una caricatura dibujada por él. El mejor cuidado para tener éxito es evitar palabras muy disputadas y de alto precio (por ejemplo Madrid puede valer 6 euros por chasquido (click), por tanto hay mucha gente tejiendo esa lana y mejor no disputarla, al menos al empezar).

Para poner ejemplos que siempre ayudan. Yo veo a Yago M. en un árbol de cuatro palabras (la media de una búsqueda es de casi tres). Una estructura de árbol ayuda mucho a ejemplificar lo que convendría que hiciera:

Escritor español narrativa
Novela española contemporánea
Poesia amor y desamor

La consecuencia de este juego es empujar el blog negativo a ese limbo oscuro del que nunca debió salir.

Hay otra vía correctiva y es pedir que los portales que citan a ese blog que, o dejen de citarlo o, mucho mejor, apunten a la nueva referencia. Con eso se conseguiría disminuir la relevancia de aquel sitio negativo con una "máquina de la verdad". Todo consistiría en informar en una carta a los portales ingenuos en su buena fe, que enlazaron con aquel sitio, pidiéndoles que enlacen con el nuevo, por la sencilla razón de que es verdadero, en el sentido moral que Luis Vives daba a la palabra verdad.

1 comentario:

criptero dijo...

Hola Chimo, aquí te pongo la técnica que utilizo para pequeños trabajo como el que describes.

Supón que partimos de los términos:
Escritor español narrativa
Novela española contemporánea
Poesia amor y desamor

Realmente, son un subconjunto de todas las permutaciones posibles de:
{causa | efecto}{español}{estilo}

Una vez que he modelizado el subconjunto, es sencillo ampliarlo:
{escritor, autor, redactor.. , novela, poesía, obra, texto...}{español, españa, hispánico...}{narrativa, contemporánea, amor, desamor, amor y desamor, moderna, del alma..}

A partir de aquí es fácil con un script generar todas las permutaciones posibles, y distribuir el trabajo de producción de contenidos y de vinculación entre nuestros colaboradores de una manera un poco menos artesana.


antonio@cierzo-development.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares

La Google-lización cultural. Turismo y Marketing en Internet / Online Virtual Travel